Últimos Comentarios

viernes, 30 de mayo de 2008

El retorno del Alto Mozuelo

El pasado día 20 la redacción de BlackMouth (uséase yo "mihmo") se desplazó a Salamanca en visita oficial para pasar unos días con la fan nº1 y estudiar un poco (aunque parezca increíble). Y digo oficial porque esta vez sí sabían que iba.


Por segunda vez en la historia cogí el bus que recorre la ruta A Coruña-Algeciras para dirigirme, esta vez, a Salamanca. Recordar a nuestros lectores que la primera vez fue para ir a Mérida a emprender nuestro Camino de Santiago más recordado.

Alguno se preguntará: ¿por qué vas en bus, si ya te han devuelto el coche? Pues por una cuestión meramente económica. El billete de ida a Salamanca desde Santiago es aproximadamente igual a 28,05 € (que ya tocan la moral los dichosos cinco cents), y el de vuelta, depende un poco de cual cojas (directo o nocturno), entre 26 y 32 €. Comparado con los 100 € ida y vuelta sólo en gasoil (y no cuento el desgaste de las ruedas), la respuesta correcta es...

Por el culo te la ...

No voy a extenderme mucho sobre el trato recibido, que siempre es magnífico, y no me pagan por decirlo (por lo menos en efectivo...), ni sobre lo necesario que es hacer un pequeño stop en el trajín diario para ir a ver a los seres queridos (Ohhhh... que bonito, que bonito...) que, todo sea dicho, cada vez me cuesta menos hacer la maleta y salir para la que es casi ya mi segunda ciudad. Pero Santiago sigue siendo Santiago (conste en acta).

Tampoco voy a hablar sobre Dña. Lourdes, una simpatiquísima señora (mayor de 35) que, en esta ruleta que es la vida, le tocó compartir conmigo el viaje hasta Salamanca (pobre). Y digo hasta Salamanca porque ella iba hasta Huelva, haciendo escala en Sevilla, que iba a ver a una de sus cuñadas, que estaba con una depresión enorme, porque se le había muerto el marido (el hermano de Lourdes), la hija se le había separado y ninguno de los cuatro hermanos del difunto, ni el de Madrid, ni el de Asturias, ni el de Cádiz, podían dejar sus quehaceres para ir a verla. Y es que a la de Huelva no le quedaba mucha familia (y como a la familia hay que cuidarla), allí se fue Lourdes a recorrerse España.

Como os podréis imaginar, no tuve tiempo para aburrirme mucho durante el viaje...(y creedme que esto es sólo la miniguinda, sobre la guinda normal, sobre el increíble pastel que es la vida de Dña. Lourdes, True Story...)

Así estoy ahora, que no puedo ni con el culo (nunca mejor dicho). Y eso que no sabía todavía la que me esperaba en Salamanca City...

Si algo me ha sorprendido esta vez de mi viaje a tierras charras, es que he ido a clase. Es decir, no voy a clase aquí, que estoy matriculado, y me tengo que ir a Salamanca a dar Digestivo y Psiquiatría de 5º.

Ahora es cuando rompo una lanza a favor de la USC. Que el decano guarde mucho a los profesores que tenemos aquí, porque aunque los de Salamanca parecen simpáticos, se hacen la picha un lío en multitud de ocasiones y duermen al personal en un tiempo récord (aquí aún aguantamos hasta segunda hora para dar cabezadas).

El plan habitual en Salamanca era básicamente levantarse a las 7:00 am (hora zulú) para ir a clase de 8:00 a. 9:00. (Un petit de cognace...)

De 9:00 a 13:00, a chapar en la biblioteca, viendo como la gente de allí pierde el tiempo sobremanera (salvo raras excepciones) entre lección y lección de Inmunología. Mira que he llegado a odiar el complejo mayor de histocompatibilidad (el I y el II)...

Por cierto, los amigos que estoy haciendo en Salamanca, son supermajetes (xD). Desde aquí un saludo a Galin, Rebeca, Tania, Laura, Amaia, Carmen, Orús, las Martas (Sexual y Séneca)...
No sé si me dejo a alguien, pero gracias por aguantarme!!!
Aviso a Navegantes: Todos estos individuos son posibles fichajes para Louro. Al tiempo... (y no os olvidéis de las Tres Reglas Básicas de Louro, no os pase como a una que yo me sé).

El plan de las tardes era sencillo: una siestecita, estudiar, ver un rato la tele y poco más. Estilo Esparta (Ahú, Ahú, Ahú...)

Mención especial se merece la tarde-noche del miércoles, en la que se nos ocurrió ir a ver "Algo pasa en Las Vegas" (cuál si no...) al cine de la estación de tren. No pongáis esa cara, allí los cines buenos están en la estación de tren...

BlackMouth: -Oye, ¿llevo el carnet de estudiante para que nos hagan el descuento?
Fannumberone: -Que va hombre, que hoy es el día del espectador, no hace falta...
BlackMouth: -Mira que me da a mí que es mañana...
Fannumberone: -A ver, ¿quién es de Salamanca, tú o yo?

Menos mal que llevé el carnet...

Pero si algo se merece una mención especial en este Blog de cobertura mundial (fijaté) es César, el dueño del SHANGAI CAFÉ. Gallego tenía que ser...

Te voy a poner una cosita rica-rica...
...y hasta que no te acabes el vino, no hay Coca Cola que valga
!!!

Y es que aquí el campeón mundial de los brindis (uno por nosotros, otro por la niña, otro por el espumoso este (que está de vicio), otro por Galicia...) no me puso ni una sola Coca Cola hasta que nos acabamos la señora botella de vino espumoso que nos puso para los dos.

Miento, me puso una Coca Cola...vacía.

El vinito de marras era para aderezar el suculento menú que nos sirvió César el jueves:

-Jamón Guijuelo (queee jamón...!!!)
-Setas
-Zamburiñas frescas a la plancha (y en su concha)
-Tabla de Quesos
-Bombón helado

Y porque le mandamos parar, que si no allí seguía sacando cosas...(Y creo que me he dejado algo...)

Además cuando le dije que escribía un Blog (aunque no le dije que lo leía tanta gente), me regaló una botella de vino (bastante bueno he de decir), a cambio de que le hiciera un poco de publicidad.

Conste que no lo hago por la botella, porque en el Shangai Café dan unas tapas de primera, que no las encuentras en el resto de Salamanca, sólo con tu consumición y, a parte, otros muchos productos de primera línea a un precio muy competitivo, casi irrisorio (para los de la LOGSE y los de la virgen del puño: muy bajo). Además el Shangai Café ofrece algo más, pero si quieres saber qué es, vas a tener que ir por allí a descubrirlo por tí mismo.

El Shangai Café está en la Avenida de Portugal nº67, y es un sitio que desde aquí recomendamos visitarlo encarecidamente, aunque sólo vayas a Salamanca de paso. Y si vas allí a algo (se me ocurren un par de motivos), pues también.

Ahí cógeme el perfil bueno, que soy mas duro
que Clint Eastwood en "Los puentes de Madison"


Interior del Shangai Café, siempre a tope

Y ya sabéis, si vais a Salamanca a ver al Xeitoso, la Pensión Bárez o porque os queda camino de Madrid, decidle a alguien que os lleve a tomar una Coca Cola al Shangai Café de mi parte, a ver que os dicen...

4 comentarios:

Capuleto dijo...

Oooh, ¡grande! Grande, Salamanca. Qué ganas tengo de volver.

Neodian dijo...

Uy, esto me empieza a recordar a cierto blog...el diario de Montiel creo recordar.

Manuel dijo...

joder colega, ya te pudo pagar bien el del shangai cafe, porke al final no sabemos ke carallo fixeches en salamanca

calle el expolio dijo...

Salamanca, ciudad culta y hospitalaria