Últimos Comentarios

lunes, 30 de junio de 2008

Llámale X (II)

Capítulo 2 - Nunca digas nunca

A la mañana siguiente, Carlos ya se había ido. Fui a despedir a Sergio en bata y apareció Sofía en la puerta con mala cara:

- Vaya resaca... -se presentó

- ¿Que tal ayer?, -le pregunte.

- ¡¡¡No vuelvo a beber en la vida!!!

- Siempre dices lo mismo...

- Ya, venía a tomar un café contigo para comentar la noche.

- Jeje, pues no te lo vas a creer...

Al entrar en la cocina, le conté todo lo que había pasado anoche, y en efecto, no se lo creía.

- ¡¡¡Vaya pasada!!!

- Díselo a Luís si quieres, pero por favor, que no se entere mi hermana.

- Tranquila que no le diré nada.

La semana transcurrió sin más sobresaltos antes de irnos de vacaciones. Hicimos las maletas, metimos los bikinis, nuestra mejor ropa para por las noches y lo metimos todo en el monovolúmen de mis padres para ir los seis juntos. Llevaba el coche Carlos, y en hora y media ya estábamos en la playita.

Al llegar hicimos el reparto de habitaciones. La de mis padres, para mi hermana y Carlos; la de mi hermana, para Sofía y Luís y la mía, para Sergio y para mí.

El primer día que llegamos era sábado, salimos esa noche por la zona de Silgar y acabamos en la playa con unas botellas. Hacía una noche muy buena, y cuando ya llevábamos unas copas encima, Sofía propuso jugar al "Yo nunca...".

Yo nunca había jugado, así que explicó el juego, llenamos el vaso y empezó Sofía:

- Por ejemplo, yo nunca me he acostado con más de una persona, sólo con Luís. Ahora los que se han acostado con más de una persona, beben.

Lo hicieron Carlos, Luís y Mónica. Esto se ponía interesante. Era el turno de Luís...

- Yo nunca he chupado una polla, jajajaja!!!

Los tres chicos se partían de la risa y empezaron a chocar la mano entre ellos. Las tres bebimos sonrojadas y sonriendo, mirándonos entre nosotras. De todos modos, creo que aquello no sorprendió a nadie. Era mi turno, probé con...

- Yo nunca le he puesto los cuernos a nadie.

Sólo bebió mi hermana...

- Pero no fue a Carlos... -se apresuró a decir.

- Está bien saberlo. -dijo Carlos

Sólo llevaban 5 meses juntos, así que sonreí y me alegré del resultado obtenido. Así siguió el juego. En menos de una hora ya íbamos ciegos y las preguntas empezaron a desfasar:

- ¡¡¡Yo nunca he visto follar a nadie en vivo y en directo!!!

Nadie bebía; Sofía nos miraba a nosotros y yo la mataba con la mirada...

- ¡¡¡No vale hacer trampas, cerdetes!!! -dijo señalándonos.

- Vale, vale... -bebimos Sergio y yo

- ¿A quien habéis visto, si se puede saber? -dijo Mónica.

Yo me puse muy colorada, no sabía por donde salir. Sergio contestó por mí:

- A un par de salidos, hace un mes en el Maycar.

La bola parece que convenció a Mónica, y yo me besé con Sergio. Así transcurrió el juego, gracias a él descubrimos que Sofía y Mónica habían recibido por el culo de Luís y Carlos. Me sorprendió eso de Sofía, que era la más discreta del grupo, pero con lo salido que está Luís y el buen culo de Sofía, era de esperar...

Descubrimos que mi hermana lo había hecho en una piscina, que me gustaba que se corrieran en mis tetas... Al principio me dio mucho corte, pero el juego era el juego...

Llegamos a casa a las 5 de la mañana con una melopea considerable. Cada oveja se fue con su pareja a su cuarto. Lo que pasó en las demás no lo sé, pero Sergio y yo nos empezamos a desnudar automáticamente nada más entrar en la habitación. Nos metimos en mi cama. Sólo me dejé el tanguita negro, y él se quedó con unos Calvin Klein que le regalé por su cumpleaños. Todo sea dicho, le marcaban bastante el paquete, y no sólo no disimulaban su erección, si no que me daban mucho morbo porque, con ese cuerpo atlético que se gasta mi novio, me recordaba al póster de Ljunberg, un jugador de fútbol que me pone mogollón.

Acostado de lado desde detrás de mí, empezó a sobarme las tetas. Una mano la metió por dentro de mi tanga y pudo ver que yo ya estaba con ganas. Me metió 2 dedos, y yo, ni corta ni perezosa, le bajé un poco el calzoncillo y le agarré la polla tiesa, que desde hacía un rato notaba caliente en mi culo, y se la empecé a menear. Empezaba el partido:

- Vaya con Mónica y Sofía, menudas guarrillas... -dijo Sergio.

- Ya te digo. -sonreí.

- ¿Te imaginas a Luís dándole por el culo a Sofía?

Mientras decía esto, empezó a hacer círculos con sus dedos más y más rápido dentro de mi coño mojado.

- Siiii, y corriéndose dentro de su culo.

- ¿Y tu hermana chupando esa pedazo de polla que tiene Carlos?

- Sigue, sigue, no pares... Dime más cosas...

- Seguro que se traga toda su leche, como Sofía con Luís...

- Siiiii, me encanta... Más...

Con la excitación le estaba haciendo un pajote de campeonato a mi novio, noté que se iba a correr ya.

- Me voy a correr en tu espalda, ¿Quieres?

- Siiiiiii, Por favor, córrete encima de mí.

Nada mas decir esto, empezó a escupir leche. La mayoría empezó a escurrir hacia mi culo y a mi mano también, me excité tanto que cerré los músculos del coño con los dedos de Sergio dentro y con mi culo contra su polla mojada. Cerré los ojos y le dije que me metiera los dedos hasta el fondo mientras me corría. Fue una experiencia nueva, y no estuvo nada mal...

------------------

Ir a Capítulos III y IV

viernes, 27 de junio de 2008

Sí, Sí, Sí, nos vamos a Madrid

Se puede decir más alto pero no más claro

¡¡¡Este domingo nos vamos a Madrid a ver El Partido!!!

Si puede ser en la Plaza de Colón, pues mejor que mejor, y si no, algún sitio habrá, digo yo.

Nada más, espero que este año se consiga, que no pase como hace 24 años, que el viaje es una señora paliza.

Estas son cosas que se viven dos veces en la vida. El que quiera venir, que me llame.

¿Cuántos jugadores conforman la Selección en la Eurocopa? Pues eso...

Cómo hacer el cubo de Rubik en más de 23 movimientos (I)

Como lo prometido es deuda, aquí está la guía para que todos (los que no lo hayáis hecho todavía) consigáis hacer el cubo de Rubik al menos una vez en la vida.

He tratado de hacerlo de una manera fácil (sencilla y para toda la familia) para que se entiendan los movimientos que se dan en cada paso. Recordad que para hacer el cubo hace falta un poquito de memoria y estar concentrado. Si te equivocas, tienes que saber arreglarlo sin empezar otra vez de cero. O así debería ser.

Paso 0: El cubo de Rubik (Te gusta el cubito... ¡¡¡pues cómprate uno!!!)

video

Paso 1: La cruz en la primera cara

Muchas de las personas que conozco consiguen hacer una cara sin problemas, de hecho es muy sencillo. Lo difícil es hacer la cara haciendo que coincidan los colores laterales. Para que esto, que a priori puede parecer complicado, se convierta en un trámite con la práctica, es necesario aprender el "truco" de la cruz, que usaremos también para la última cara.

Conseguir una cruz correcta es trivial y se puede hacer visualmente, sin ayuda de reglas nemotécnicas ni algoritmos. Como he visto que en algunos métodos que hay por la red no lo explican (porque es verdaderamente fácil), voy a perder un poco de tiempo con él, para que luego no se pierda nadie. ¿De donde sale esto?,¿Cómo lo ha hecho?. Aquí está la clave...

video

martes, 24 de junio de 2008

Llámale X (I)

Capítulo 1 - De cómo Marta perdió la inocencia y algo más...

Hola, me llamo Marta.

No sé muy bien por dónde empezar a contar todo lo que ocurrió el pasado verano, creo que empezaré por ubicaros un poco.

En la actualidad tengo 23 años y salgo con mi novio Sergio desde hace tres años. La verdad es que estoy como un queso, (al menos eso dicen todos los que me conocen). Mido 1,74, 58 kilos, tengo el pelo castaño tirando a rubito un poco rizado, morena de piel, boca pequeña, ojos grandes, no tengo mucho culo, pero a mi novio le vuelve loco, sobre todo cuando lo llevo bien marcado en unos vaqueros ajustados.
Pero lo mejor que tengo, sin duda, son dos buenas tetas. Son de tamaño mediano, tirando un poquito a grandes, muy duras, firmes, hacia arriba, con unos pezones rosados pequeños. Y todo natural, ¿eh?. Hay quien dice que darían envidia a cualquier chica Playboy.

Antes de meterme de lleno en la historia voy a describir a mis amigos habituales:

Sergio (mi novio), Sofía (mi mejor amiga), Luis (el novio de Sofía y mi mejor amigo desde la infancia), Mónica (mi hermana mayor) y Carlos (el novio de mi hermana).

Sergio es bastante alto (1,85), moreno, pelo engominado, gafas, atlético, atractivo. Es muy callado, pero a mí me gusta mucho. A Sergio lo conocí en la facultad de Medicina, donde estudiábamos los 2. Era de los más guapos de clase, y sobre todo, muy bueno en la cama.
Antes de decir que nuestra vida sexual es muy activa, he de confesar que cuando conocí a Sergio era virgen. Había tenido muchos novietes, pretendientes, pero yo reservaba mi cuerpo para alguien especial, y ese era Sergio.

La primera vez que lo hicimos fue a los 3 meses de salir, en su casa. Él ya lo había hecho con su anterior novia, así que no estaba tan nervioso como yo. Antes ya nos habíamos besado, toqueteado, pero poco más, ni tan siquiera le había dejado ver mis tetas. Ese día yo noté que el ambiente era especial. Sergio me lo propuso y yo, aunque dubitativa, accedí. Fue maravilloso, al principio me dolió un poco, pero él sabía manejar la situación. Con el tiempo me desinhibí un poco y fuimos a más, al mes se la chupé por primera vez. Me resultó excitante ver la cara de ponía cada vez que me la metía en la boca, y mucho más notar como temblaba la polla dentro de mi mano al salir el chorro de esperma al correrse. Nunca le he dejado correrse en mi boca, aunque me lo ha pedido. Me da un poco de asco.

Mi mejor amiga se llama Sofía, tiene 21 años y mide 1,67. Su pelo es muy moreno y liso y le llega por debajo de los hombros. Tiene unos labios carnosos y ojos azules, sus tetas no son muy grandes y a veces se queja, pero lo mejor que tiene es un culo redondito y duro. Es muy guapa, pero nunca ha destacado tanto como yo. Su novio se llama Luis, es mi mejor amigo desde que éramos pequeños.

Luis mide 1,77 tiene 22 años y he de admitir que es muy guapo, entre rubio y castaño y con unos ojos verdes que hipnotizan. A Sofía y a mí siempre nos ha gustado, pero ella puso más empeño con él. Llevan 2 años juntos, y ,por lo que me ha contado Sofía, también es muy bueno en el tema. Aunque no me lo creo del todo, siempre me ha tenido envidia. Me quedo con mi Sergio.

Carlos, el novio de mi hermana, mide 1,81. Siempre lleva su pelo castaño de punta. Tiene 22 años y un cuerpo trabajado de gimnasio. Es el mejor amigo de Luis, siempre andan juntos de aquí para allá. Sé que ha tenido muchas novias, y lo entiendo. Está buenísimo.

Ahora salía con mi hermana Mónica, modelo de 25 años. Tiene el pelo moreno, rizado, muy largo y cuidado, que le llega a la mitad de la espalda. Mide 1,80, es guapísima de cara con unos labios perfectos, jugosos y carnosos, como los de Angelina Jolie. Sus tetas son medianas, y tiene un culo pequeño, que sabe lucir muy bien con su colección de tanguitas. Nos parecemos bastante físicamente y en cuanto a gustos, y como sólo me saca dos años, siempre sale con nosotros. Así conoció a Carlos.

El verano en que ocurrió la historia ya salíamos los 6 siempre juntos. Carlos y Luis eran amigos de toda la vida, pero integraron muy bien a mi novio Sergio. Yo me llevaba muy bien con Luis, nos conocemos de toda la vida, ha pasado mucho tiempo en casa y lo sigue pasando, lo mismo que Sofía. De hecho, así se conocieron e intimaron.
Cuando salimos de marcha, Luis a veces me toca el culo y me echa piropos. Sofía se lo tomaba a risa como todos, hay confianza. Todos tonteamos con todos en plan de coña.

La verdad es que éramos un grupo bastante atractivo, cualquiera haría buena pareja con cualquiera.

Ese verano planeamos irnos de vacaciones 15 días en Julio los 6 a Sanxenxo, a un piso que mis padres tenían en primera línea de playa. Ellos cogían vacaciones en Agosto y nos lo dejaban, siempre que no desfasáramos mucho.
Siempre hemos gozado de buena posición económica. Menos Carlos y Sergio, todos vivíamos en una urbanización de clase alta. Mónica tenia un Audi A3, Luis un Golf GTI y Sofía y yo teníamos unas motos para ir a la Facultad. Nunca nos ha faltado de nada.

Cuando salíamos los seis juntos lo pasábamos de muerte. Alcohol por aquí, algún porrillo por allí y alguna vez hemos comprado algo de coca. No solemos colocarnos muy a menudo, sólo en fiestas de guardar, (la Ascensión, el Apóstol y alguna vez en verano). He de decir que cuando la he probado he echado los mejores polvos de mi vida con Sergio.

El fin de semana antes de irnos de vacaciones se fueron mis padres de viaje, ese fin de semana quedamos para salir solo Sofía, Luis, Sergio y yo, Mónica se quedó en casa con Carlos.

Nos fuimos al Orense y pedimos unos litros, que duraron bastante poco, y unas botellas de Licor Café. A las 2 de la mañana íbamos finos de carallo y nos fuimos a una discoteca.

Mientras estábamos bailando en la pista, Luis me cogió la mano y le dijo a Sergio:

- ¿Te importa que baile con ella?
- Por supuesto que no.

Empezamos a bailar, esa noche yo llevaba un pantalón negro ajustado, camisa blanca y zapatos de tacón, el pelo recogido con una coleta, algo que no pasó desapercibido para Luis.

- Estás muy guapa esta noche. -me dijo mientras bailábamos.
- !!!Como siempre!!! -dije yo.
- No, hoy estas especial...
- Me voy a poner colorada, tonto...
- Coño, no se te puede decir nada. Ni que no hubiera confianza.
- No te pongas así, que era broma...

Sofía y Sergio estaban también bailando. De los cuatro ella era la que peor iba con diferencia. Más que bailar, Sergio cargaba con ella.

- Vaya pedal que lleva Sofía. -le dije a Luis.
- Sí, es que no sabe beber, y eso que nosotros no vamos nada mal...

En eso empezó una lenta. Luis no se cortó un pelo y se acercó a mí un poco más. Yo apoyé la cabeza en su hombro y el me metió la mano por la espalda y me la acarició... Yo me empecé a poner caliente y él debió de notarlo.

- ¿Te molesta?
- Claro que no.

Me acerqué más para guardar las apriencias. Seguro que podía notar mis tetas duras contra él, los pezones se me estaban poniendo tiesos!!!
Él me seguía acariciando la espalda por la zona de la cintura, justo encima de mi culo. Me estaba empezando a poner nerviosa de verdad, el alcohol hace que tenga ganas de follar como una loca. En cuanto saliéramos de la discoteca, me iba a llevar a Sergio a casa y le iba a echar un buen polvo. Muchas ya me entenderéis, los fines de semana al llegar a casa con unas copas de más, quién no se ha quedado con ganas antes de irse a la cama. De pronto, acabó la canción y noté como Luis puso cara de pena. Yo creo que estaba algo excitado. Buscamos en la pista a nuestras respectivas parejas, per no las veíamos. Salimos afuera y nos encontramos a Sofía devolviendo. No se tenía en pie, y Sergio la estaba sujetando.

- Ya era hora de que aparecierais! -dijo contrariado.
- Habernos avisado, tío. ¿Que tal estas cariño? -dijo Luis acercándose a Sofía.
- Vamonos a casa, por favor. -susurró con dolor.
- Nos vamos... -dijo Luis
- Espera que nosotros también nos vamos. -dije yo
- Pero si es muy pronto, aprovechar la noche, tontines.
- He dicho que vamos con vosotros.
- Como queráis...

Cogimos un taxi hasta la urbanización, Luis acompañó a Sofía hasta su casa y yo me fui con Sergio a la mía. Era extrañamente temprano, las 3:20 a.m. Nosotros acostumbramos a llegar a las 7 o así. Al entrar en casa, caminamos en silencio, para no molestar. Subimos a la planta de arriba de puntillas, que es donde están las habitaciones. Al subir por las escaleras oímos unos crujidos, pero no eramos nosotros. Nos pusimos un poco nerviosos:

- Joder, qué vergüenza!!! -le dije a Sergio.
- ¿Qué es ese ruido?
- Pues qué va a ser, Carlos y Mónica!!!

Al pasar a la altura de su habitación descubrimos que tenían la puerta entreabierta. Normal, no esperaban a nadie a esa hora en casa. Yo pasé despacito cerrando los ojos, pero Sergio se detuvo en la puerta.

- ¡¡¡Pero qué haces!!!, ¿estás loco? -le dije con mi agudizado sentido del susurro.
- ¡¡¡Joder!!! ¡¡¡Vaya polvazo!!! Ven, mira...
- Ni de coña, vámonos...
- Que vengas...

Me agarró de la mano y tiró de mí hacia la puerta. La habitación de mi hermana era grande y la cama estaba al fondo. Tenían la luz de la mesilla encendida, y no creo que con lo entretenidos que estaban, acertaran a vernos. Me asomé, muerta de vergüenza, a ver el espectáculo que allí había montado. Mónica estaba a cuatro patas con el culo hacia la puerta y Carlos detrás de ella de rodillas, follándole el coño duramente. Me impresionó ver el hipnótico balanceo de las tetas de mi hermana mientras ella se retorcía de placer. De repente, Carlos detuvo la embestida y se echó hacia atrás. Se salió de dentro de mi hermana y apareció una polla grande, gorda y dura. Debía tener más o menos 23 cm. Lo siento, no tenía un metro a mano para medírsela.

El trasero de Mónica quedó mirando hacia nosotros unos segundos y Sergio y yo nos fuimos hacia mi habitación al final del pasillo. ¡¡¡Pensaba que nos habían visto!!! Todavía se me ponen los pelos de punta al recordarlo. Me temblaban las piernas, y el corazón quería salirse de mi pecho. Era la primera vez que veía follar a alguien en vivo, aunque sólo hubieran sido unos segundos. Estaba muy nerviosa y a la vez excitada, no se como estaríais vosotros si hubierais visto a vuestra hermana en plena faena con su novio.

Entramos en la habitación y eché el pestillo, para evitar sustos. Sergio me dio la vuelta y me empezó a besar. Yo le notaba alterado, caliente; se ve que a él también le puso cachondo la escenita. Yo estaba bastante húmeda. Entre el baile con Luis y ahora esto, me habían entrado unas ganas locas de follar. Me di cuenta de una cosa, no me podía sacar la imagen de la polla de Carlos y el cuerpo de Mónica sudando de la cabeza. Ahí con su culo en pompa hacia nosotros.

Sergio me sacó la camisa y me arrancó el sujetador, era la primera vez que lo hacía de esa manera. ¡¡¡Estaba super excitado!!!. Mis tetas se quedaron al aire, se tiró hacia ellas y me las chupó ansioso. Me agarraba el culo con fuerza mientras me mordisqueaba los pezones, nos tumbamos en la cama excitadísimos.

- Chúpamela, Marta, chúpamela. -me susurró al oído.

Le bajé los pantalones, y la tenía durísima. Me la metí despacito en la boca y se la chupé. Me la metía y sacaba de mi boca muy despacio, me encantaba hacerlo, sabía que el quería que lo hiciera rápido, pero no quería que se corriera todavía. Además me gusta tener el poder entre mis manos y putearlo un poco. En varios momentos mientras se la chupaba me vino a la cabeza la polla de Carlos. Dios, era enorme.
Noté que Sergio se iba a correr ya y paré en seco. Me la saque de la boca y le dije:

- No te voy a dejar que te corras todavía.

Le notaba muy excitado y no quería que se me corriera en la boca, nunca lo había probado pero no me apetecía en ese momento. Empecé a pajearle la polla con cuidado, me acerqué a su oído y sin dejar de menearsela le susurré con voz de viciosa:

- Fóllame...

Me bajó los pantalones con cuidado, los llevaba muy ajustados, mientras contemplaba el tanga que llevaba puesto. Era uno blanco y nuevo. Decía que le excitaba quitárme la ropa poco a poco. Él no lo sabía, pero a mi también. Yo me encontraba totalmente desnuda encima de mi cama y a él solo le quedaba su mejor camisa abierta, dejándome ver su torso desnudo y depilado.

- No te la quites. Fóllame ya. - le dije.

Se situó encima de mí y colocó su miembro caliente encima de mi coño rasuradito. Esa sensación de la polla caliente y dura segundos antes de follar, justo ahí a la entrada de mi coño todo mojado me vuelve loca. No se hizo de rogar, poco a poco empece a notar como me la metía lentamente...

- Ummmm!!! Que gusto!!!
- ¿Te gusta, eh?
- Siiiii, sigue, no pares.
- ¿Te gusta que te folle?
- Siiiiiii, me encanta!!! Fóllame, cabrón.
- Que buena estás...
- Je, je... Lo sé.
- ¿Viste como se follaba Carlos a tu hermana?, -dijo mientras empujaba
- Siiiiiii, no pares!!!
- Carlos la tiene contenta con esa polla que tiene, ¿la has visto?
- Sii...
- ¿Y te gustaba?

Pero ¿qué era esto?, me estaba preguntando si me gustaba la polla de Carlos. No dudé al contestar para que no parara:

- No, me gusta más la tuya. ME GUSTA MÁS TU POLLA.
- Dime la verdad, -dijo jadeando
- Te he dicho que no... Vamos fóllame, no pares!!!

Sergio seguía encima de mí, me apretaba fuerte las tetas. Sabía que le encantaban mis tetas. Yo sabía que para él follar conmigo, ya era estar en la gloria, pero ese tipo gestos me hacían saberme deseada, y eso no hacía otra cosa que ponerme más y más cachonda.

- Te has puesto cachonda bailando con Luis?
- Noooo...
- Mentirosa, cuando habéis salido él tenía todavía la polla dura.
- ¿¿Qué??
- Pues eso, y tú los pezones...
- Noooo!!! -dije a punto de tener un orgasmo, pensando que la polla de Luis se le había puesto dura...
- ¿Y tú que?, ¿se te ha puesto dura con Mónica?
- Siiii, pero por lo menos lo reconozco...
- Vale, me he puesto un poco caliente, pero era por el alcohol... Vamos no te pares que estoy a punto de correrme...
- Yo no aguanto mas, me voy a correr,
- Siiiii, vamos...

La situación era increíble. Sergio se movía encima de mí como nunca lo había hecho y todavía se oía follar a Carlos y a Mónica al final del pasillo. La imagen de la polla de Carlos, el culo de Mónica, el alcohol de la noche, el baile con Luis, como le rocé con mis tetas, no aguantaba más... Sergio y yo explotamos en un orgasmo bestial...

Podía notar su eyaculación perfectamente. Era un acierto usar la píldora. No me gusta el semen, pero que se corra dentro de mí o en mis tetas me pone muy caliente. Notaba los disparos, me estaba durando el orgasmo más que nunca, ahogamos nuestros gemidos, para que no nos oyeran,...siiiiiiiiiiii!!!!

Se quedó dentro de mi unos segundos y me besó con cariño y ternura, yo podía notar su cuerpo todo sudado y como la sangre me volvía a la cabeza después de semejante orgasmo.

- Ha sido fantástico, cariño. -comentó.
- No ha estado mal... ¿Así que te gusta mi hermana, eh? -le pregunté sonriendo.
- Hombre, no está mal, pero tu estás mucho mejor. Y sólo lo decía para picarte mientras follábamos, ya sabes que es un juego... ¿y tú qué con Luis?
- Ya, lo mismo te digo, es para excitarte.

Siempre hablamos mientras lo hacemos, es una manera de excitarnos, pero no le podía reconocer en medio del polvo que me había gustado la polla de Carlos, además es un pensamiento que tenía que sacarme de la cabeza.

Nos quedamos en silencio abrazados. Ya no se oía nada en la habitación de mi hermana. Nos sonreímos y nos dormimos.

----------------------------

Ir al Capítulo II


sábado, 21 de junio de 2008

Para ir haciendo boca...

Entrada pequeña hoy, porque tengo el examen de Farmacología el martes.

Informar a los señores lectores que está en el horno, ya muy avanzado (todo sea dicho,) el próximo post. El primer tutorial en video para hacer el Cubo de Rubik...

...EN ALTA DEFINICIÓN!!!

Por cierto, cuando salga el tutorial del Rubik, nueva cabecera... esta vez me he vuelto a superar.

Un Saludo a todos desde la Chateau Montiel, powered by wifiusc, la wifi de 15 Mb de bajada que no permite videoconferencia (True Story).

Además, es posible que publique la aventura en el viaje de vuelta hoy de Salamanca...

El Mozuelo Contraataca!!! (Chan chan chachachaaaa chan)

sábado, 7 de junio de 2008

23 es El Número

Como parece que a alguno de mis millones de lectores le parece que esto se está convirtiendo en algo parecido al Diario de Patricia (en este caso el Diario de BlackMouth), he creído oportuno escribir unas líneas sobre un tema que nada tiene que ver directamente con mi experiencia vital, pero que también se merece un espacio en este enorme pastel (con guindas y miniguindas, por supuesto).

Navegando por la red de redes, he encontrado una noticia de alcance mundial, de las gordas, de las que te pueden cambiar la vida.
Y me he dicho, esto tengo que darlo a conocer, que hay mucha gente que me lee y cuenta conmigo (según feedburner 4 asiduos, pero sé que hay más).

Si ya es per se (...¿lo digo?...) una casualidad que la mayoría de los lectores de este Blog tienen o van a cumplir los 23 años...
Si nos rayamos la cabeza viendo "El número 23" sumando todos los números que salían en la pantalla (y creedme que daban 23)...
Si es 23 el número de cromosomas del ser humano y el de discos que tiene la columna vertebral (que se note que estudio historia)...
Si 23 es el número de veces que apuñalaron a Julio César...
Si 23 es uno de los números de la ecuación de Enzo Valenzetti (4-8-15-16-23-42)...

...23 es también el número de movimientos que se necesitan (como máximo) para resolver el cubo de Rubik (3x3x3).

Esto es, seat cual seat la disposición inicial del cubo de Rubik (no vale desmontarlo ni cambiar las pegatinas de sitio), se necesitan un máximo de 23 movimientos para solucionarlo. Vale, que pueden ser menos si apenas lo deshaces, pero no son necesarios más de 23 si sigues el procedimiento o algoritmo adecuado.

Este algoritmo lo ha descubierto/desarrollado Thomas Rokicki, en sus ratos libres, con un ordenador con 8GB de RAM y un procesador Intel Quad Core Q6600, propiedad de Sony, y que es usado para la edición de material digital para sus producciones cinematográficas. Entre peli y peli, Tom no tenía otra cosa que hacer que darle vueltas al cubo virtualmente hasta que ha demostrado que, con su algoritmo, ha batido la anterior marca de 25 movimientos.

Es posible que esta cifra baje en el futuro, o no, pero de momento es lo más próximo al Algoritmo de Dios, también conocido entre los eruditos como Algoritmo de BlackMouth.

Y digo esto porque es por todos conocida mi afición al cubo de Rubik. De hecho, es probable que algunos me hayan visto por La Facultad, de arriba para abajo con el cubo de marras. (Propiedad de Neodian, todo sea dicho)
Algunos incluso recuerdan el día que llegué a Villares (que Villares es con B!!!) por primera vez y dejé resueltos todos los cubos de Rubik habidos en una casa en menos de 10 minutos, para el asombro de alguno/a que ya lo había dado por imposible.

Lo normal es hacer el cubo entre 100 y 1000 movimientos, siguiendo métodos intuitivos, pero poco eficientes, pero que al final dan el mismo resultado que el de 23. Normalmente analizas la situación del cubo y procedes. Con el algoritmo de Rokicki es indiferente, porque organizas todos los vértices y aristas de todas las caras a la vez de una manera mecánica.

De hecho, yo lo hago entre 100 y 200 giros en 3-4 minutos. (TrueStory)

LURU-LURU-RURU-RURU, etc...

Lo mismo en el próximo post explico un poco cómo hacer el cubo de Rubik en más de 23 movimientos.

¿De memoria? No, entendiéndolo.

Ah!! por cierto...una última cosa ya para bordarlo...

Con los dedos de las manos y los dedos de los pies,
los cojones y la polla, todos suman...


video

Efectivamente...

NdA: Gracias, porque sé que estás aquí porque te interesan mis palabras y no porque vienes de pasada a buscar el último capítulo de Lost.

Gracias, porque si has leído este post y eres persona, y no un bot de Google, has dejado constancia de tu existencia e interés con un comentario, para saber que estás ahí.
Lo aprecio mucho y lo sabes. Esto no se escribe solo.

Para agradecer tu comentario, si dejas un link a tu Blog, pasarás a formar parte de mi BlogRoll, y contarás con mi visita cada vez que publiques algo. Quid Pro Cuo.
Quién sabe, lo mismo un día eres objeto de un post...

Y si eres un bot de Google y te ves con ánimo, pues también...no te voy a decir que no.