Últimos Comentarios

sábado, 13 de diciembre de 2008

La Navidad, esa gran mentira

Buenas a todos!!!

Ya sé que prometí publicar el 8º Capítulo de "Llámale X" el lunes pasado, pero de releerlo tantas veces, le voy encontrando fallitos, y estoy puliéndolo un poco, porque, seamos sinceros, no me parece que ET sea el más indicado para protagonizarlo. De hecho, aprovecho para recordarle a Capuleto que ET y Elliot se casaron, formaron una familia y vivieron felices y comieron girasoles, así que una relación extramarital con Marta es poco probable.

Al margen de todo esto, decir que la fannumberone de este blog se ha pasado por tierras gallegas a celebrar el puente de la Constitución, porque es una ferviente defensora de los derechos y obligaciones de los españoles, y como son tiempos fríos para la lírica, se puso un poco pachuchilla y hubo que atenderla, cuidarla y mimarla un poco, con lo cual la actualización del blog se ha visto relegada a un segundo plano.

Pero entremos en materia, que es a lo que hemos venido...

Hace unos días, y viendo la mejoría de la situación, decidimos pasarnos por El Corte Inglés de Santiago, porque EN SALAMANCA NO HAY (aunque lo están construyendo), por esa necesidad enferma que tienen las mujeres de "ir de tiendas", y cuál fue mi sorpresa al ver el centro comercial a tope de gente un día "de semana" a media tarde.

Y es que "Es Navidad en El Corte Inglés", mejor dicho, es navidad cuando El Corte Inglés cuelga las luces y los adornos en sus fachadas.


Navidad, Navidad, dulce Navidad...
(La Sociedad Española de la Diabetes patrocina este Villancico)

¿Y dónde está la crisis?, ¿y la cuesta de Enero...? Pues al parecer, el 83% de los españoles lo desconocen, que están todos desvalijando las estanterías. Pero qué mas da, porque como todos los padres saben gracias a Burger King, cuando llega Febrero, la Nancy a la parrilla sabe mejor.

Y es que como decía Verónica Forqué (For What?) "la navidad es para los niños" y todos los padres tienen la obligación de saciar el deseo consumista de sus hijos con juguetes que el día 7 de Enero ocuparán su lugar de privilegio en el trastero.

Miles de padres, ¿qué digo miles...? ¡¡¡Cientos!!!, se recorrerán durante estas fechas las tiendas con sus hijos para que dejen su ADN en forma de saliva en los escaparates de toda la ciudad, o en los pasillos de los grandes almacenes para que, con toda la ilusión, añadan esos últimos artículos que les faltaban a su epístola anual a SS.MM. los Reyes Magos.

La carta a los Reyes... Cómo echo de menos rellenar con ilusión ese trozo de papel que ya trae por defecto el "Queridos Reyes Majos" (y que en un claro movimiento altruista y desinteresado proporcionan los grandes almacenes de turno), y meterlo en ese sobre que sólo se fabrica por estas fechas, con ese borde de colorines, para señalar que lleva dentro ilusión, paz y mucho amor, y para que Correos no la extravíe, claro.


Lo siento, no encontré ninguna de El Corte Inglés...


¿Y el Código Postal? ¿Cuál es el Código Postal?

Después los padres le dirán a sus hijos que no se preocupen si los reyes no les traen todo lo que piden, que hay crisis y hay muchos niños en España y que, como los Reyes son inmigrantes, y no tienen ingresos demostrables, la VISA Oro no se la da ningún banco.

Además, todos los padres conocen a un paje (el enchufe es algo que vertebra nuestra sociedad, junto con los insultos y El Corte Inglés) y ya se encargan ellos de llevarles la carta personalmente, pero que siempre pueden escribir un par de copias para meterlo en el Buzón Real que hay a las puertas de El Corte Inglés de todas las ciudades importantes del país, por si acaso.

Y qué me decís de Papá Noel, ese simpático obeso mórbido con coloretes, que a ver si le dice alguien que adelgace un poco, que luego hay que arreglar la chimenea, y que cuando se conduce no se debe beber, y menos si se vuela, que no están los tiempos para jugar con la ilusión de los críos. Cómo se nota que lo patrocina Coca-Cola y sólo tiene que comprar el whisky.
Como lo pille el día 24 una pareja de la Guardia Civil en un Nissan Almera con la noche un poco atravesada, ya me imagino la escena:

-¿Pero usted por qué no se detiene, no ve que le hemos dado el alto?
-A ver mi sargento, usted me ha dado las luces y yo pensé que era para que continuara...
-Además se intenta dar a la fuga...
-Pero cómo me voy a dar a la fuga con un trineo de 8 renos... No vé que su coche tiene muchos más caballos...
-Y qué lleva ahí... ¿De botellón no?
-No, sólo es una botella de Coca Cola de 2L y una bolsa de patatas fritas.
-Bueno, pues bájese del vehículo que vamos a registrarlo...
-Vale, pero tenga cuidado que el trineo ya tiene sus años...

No obstante, he de reconocer que la Navidad tiene la capacidad de reunir a un número importante de personas de la misma familia, por eso de pasar las fiestas juntos en paz y armonía. Que al principio el plan suena muy bien, pero juntar mucha gente en un sitio muy pequeño tiene sus inconvenientes y el roce no siempre hace el cariño. Al final siempre acaba habiendo gritos, enfados y el tan repetido "Si lo sé, no vengo". Pero siempre acabas volviendo...

Que esa es otra, el gasto añadido (si eres anfitrión) de la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, la de Año Nuevo y el Roscón de Reyes. Por no hablar de lo caro que está el incienso. Menos mal que la Navidad es para recordar que el niño Jesús nació en un pesebre en la más absoluta pobreza, como decía aquél monólogo.

Un inciso. Como habéis leido incienso, Jesús y pesebre casi en la misma línea, os estaréis preguntando, ¿QUÉ COÑO ES LA MIRRA?

Pues la mirra es una planta típica de los países de oriente, de la que se extrae de la corteza una sustancia resinosa homónima de color rojizo, que se usaba en la antigüedad para la elaboración de perfumes y ungüentos, aunque en la actualidad se usa como antiséptico en enjuagues bucales y dentífricos.

Pero volvamos a la esencia de la Navidad y uno de sus puntos fuertes: Fin de Año.

Como es una noche especial, con una cierta permisividad paterna, la juventud española aprovechará para hacer lo que no ha hecho en todo el año, ponerse hasta el culo de alcohol y llegar a casa para desayunar.
Eso sí, de traje de noche, que como hay que vomitar porque, al fin y al cabo, vomitar en Fin de Año es inevitable, mejor hacerlo con estilo.

Entonces llegará el momento culminante de las fiestas navideñas, los últimos días de compras antes de Reyes, porque como no nos ha tocado ni la pedrea en la Lotería, hay que ir tarde, mal y arrastro a por los regalos, que con un poco de suerte, estarán agotados.

Entonces, momentos para la desesperación. Momentos de "ya te lo dije", de "vamos al Corte Inglés, que allí seguro que aún les quedan", de ofrecer cantidades ingentes (enormes) de dinero a ese calvo cabrón que se lleva la última PS3, y todo ese sufrimento sólo por ver esa mirada de satisfacción en la cara de nuestros seres queridos de más corta edad.

Está claro que el coche teledirigido fue el regalo estrella...

Y nos daremos cuenta entonces de que nos hemos dejado un pastón en cinco días por no esperar a las rebajas que empiezan el día 7 (para que escueza más), sólo para que la mañana del día 6 los críos tengan su regalo debajo del árbol o, en su defecto, en la alfombra del salón.

Pues desde aquí aviso a los navegantes, este año en mi casa no os van a traer nada ni Papá Noel ni los Reyes. Si os quiero regalar algo, ya lo haré el día del año que a mi me parezca, que seguro que os lo esperáis menos y os hará más ilusión, por no decir que la relación calidad/precio será mucho mayor.

Así que una vez dicho todo esto, que cada uno saque sus conclusiones si lo estima oportuno, que haga lo que le salga de la ***, que bien hecho estará, y para mis amigos y allegados:

1.- No os olvideis de numerar las uvas con el rottring.
2.- Si no os llamo para felicitaros el año nuevo, no es que me haya olvidado, es que la red estaba saturada.
3.- Soy consciente de que he repetido nueve veces "El Corte Inglés".
4.- Me hará más ilusión que os acordéis de mi cumpleaños que de que me felicitéis las fiestas, aunque sé que, a los que os importo un poquito, no se os olvidará ninguna de las dos. (Por vuestro bien)
5.- Espero que todos los que me importáis (y los que no) tengáis unas felices fiestas y un próspero Año Nuevo.
6.- Que he omitido a propósito el día 28 de Diciembre.
7.- Que después de horas escribiendo este post, bien merece la pena un comentario elaborado.
8.- Y sí, de verdad, son nueve. Mirad otra vez.

Un Saludo y Felices Fiestas a todos.

Monty

5 comentarios:

Neodian dijo...

Jajajajajaja, comentario elaborado jajajajajajaja.

Gui-J dijo...

Vaya hombre... Después de numerosas entradas con chistes pésimos, relatos eróticos que no vienen a cuento y demás, tengo que darte mi más sincera felicitación por este post. Sí señor!! Parece que sí sabes escribir, después de todo...

Muy buena la de Papa Noel y el Nissan Almera...

Feliz Navidad, feliz año y feliz cumpleaños... Por si luego se me olvida...

pau dijo...

a mi me importas un pokito y ni sikiera se cuando es tu cumple (ya se q tu te sabes el mio y mi numero de movil y el de casa y casi casi mi codigo postal pero mi memoria, al contrario que la tuya, es de pez...pero un pez encantador, o no? xP)

espero verte en nadal ninho (llego el 22, me voy de nuevo el 7), cuidateme :)

Neodian dijo...

Por lo menos es mejor que tu ultimo chiste de la semana.

WcRich dijo...

No se que dira Papa noel y los reyes si leen tu blog desde el polo norte...